¿Por qué queremos ser perfectos, si podemos ser suficientemente buenos?

El mundo en que vivimos se ha convertido en un lugar en donde “o eres perfecto, o serás criticado.” Esto es algo muy difícil que pedir de cualquier persona, o de cualquier cosa. Como personas, fallaremos…como personas, caeremos…no siempre tendremos todas las respuestas, aun siendo expertos en algún área de conocimiento…y aun así, esperamos que todos actúan como si nunca fallaran, como si nunca caerán…como si siempre tuviéramos todas las respuestas…

Photoshop, Facebook, y otros medios sociales y tecnológicas, pueden ayudar a algunos de nosotros a parecer “perfectos.” Pero en realidad ninguno lo somos. En efecto, puede que aun sean bellos/as, inteligentes y personas maravillosas, pero me imagino que incluso ellos/as mismos/as dirán que están muy lejos de ser perfectos!

Luchar por ser perfectos nos puede provocar todo tipo de problemas: estrés, ansiedad, depresión, enojo, obsesión con actuar siempre bien…tendremos miedo de ser criticados y juzgados, y de ser vistos con desdén en lugar de admiración… (Benson, 2003).

No me malinterpreten – dar más del 100% en tu trabajo o en tu vida personal no tienen absolutamente nada de malo. De hecho, es algo muy positivo demostrar cariño a la gente que amamos, y tener éxitos en el trabajo y que te reconozcan por ellos.

Donde se pone complicado, es cuando dar más del 100% te está deprimiendo, estresando o enfermando (psicológica o físicamente) …por qué, entonces, quisieras seguir viviendo así?

¿Sería mejor buscar ser “suficiente Buenos”?

Winnicott escribió acerca de la madre suficientemente buena. Él dice que la madre suficiente buena le dará el cuidado necesario a su hijo para satisfacer sus necesidades, pero gradualmente necesitara alejarse un poco del niño, causando desilusión – algo necesario que tiene que suceder, y que sucede naturalmente – lo cual lleva al niño a darse cuenta que la madre no es una extensión de sí mismo, que es un ente independiente, y que hay otras cosas que toman su atención – la vida real entrara en juego, por ejemplo la madre irá a darse una ducha, irá al baño, contestará el teléfono, irá a trabajar, etc…

Inicialmente, esto puede frustrar al niño e incluso confundirlo, pero los cuidados y presencia predecible de la madre lo llevaran a aprender a ser un ente independiente, y a reconocer a la madre como tal también. El niño puede volverse autónomo a partir de esto.

En cambio, si la madre es demasiado buena o demasiado mala, ambas situaciones pueden obstruir la formación de la identidad del niño, e interferir con el desarrollo del mismo como ente autónomo e independiente de la madre. La madre demasiado buena lleva al niño a la fantasía de que el mundo es una extensión de sí mismo, mientras que la madre demasiado mala provee tanta desilusión y frustración que el niño no podrá confiar en el mundo externo (Bingham and Sidorkin; pg.115).

La pregunta sigue en pie: ¿por qué ser perfectos cuando podemos ser lo suficientemente buenos?

¿Por qué queremos luchar con las presiones de ser perfectos, de ser demasiado buenos, cuando lo mejor que podemos hacer es aceptar que no siempre haremos lo correcto, que nos equivocaremos, que no siempre tendremos todas las respuestas, que no es necesario sufrir para ser aceptados, y que quienes nos acepten lo harán por quienes somos, no por quienes la sociedad espera que seamos?

No sería mejor elegir vivir felices, tranquilos, con una vida lo suficientemente buena, que o nos cause enfermedades físicas o psicológicas –claro, siempre habrá problemas, no podemos evitarlos en esta vida, pero podemos ayudarnos y hacerlos más fáciles de manejar, ya sea a través de terapia o simplemente aceptarnos como somos, sin importar lo que piense nadie más o lo que nos quiera imponer la sociedad.

¿Creo que eso es suficientemente Bueno, no crees? Yo creo que sí…

Deja tus comentarios abajo…

 

References

Bingham, C.W., and Sidorkin, A.M. (2004), No education without relation. Peter Lang Publishing

Benson, E. (November 2003) The Many faces of perfectionism. Available at: http://www.apa.org/monitor/nov03/manyfaces.aspx. Monitor on Psychology. American Psychological Association.

 

Leave a Reply